EDIFICIO versus CASITA (Contrapunto de personificación)

edificio versus casita

EDIFICIO versus CASITA

(Edificio = Rubén Sada)
(Casita = Lucas Boccalon)

—EDIFICIO 1—
Soy el jefe de la calle,
el edificio vidriado,
imponente acorazado
de grandiosa altura y talle.
Desde arriba veo el valle,
y es más bajo que una alfombra,
a todos mi lujo asombra,
mi acero y vidrio, además
a la casita de atrás
con mi altitud le hago sombra.

—CASITA 1—
Soy la casa de atrás suyo
y ya que usted hoy me nombra
le reclamo por su sombra
sin hacer mucho barullo.
Por sus palabras de orgullo,
¡su nueva llegada fría
quitó el sol y la alegría!
La familia que confío
y palpita dentro mío
ya no es la misma hoy día.

—EDIFICIO 2—
Soy el mundo de hormigón
un vislumbre del futuro,
mi construcción, le aseguro
valoriza a la nación.
Soy ciudad en expansión,
mi cemento es mi dominio,
brillo más que el aluminio
con más fama que la Acrópolis,
y en esta magna metrópolis
soy quien tiene el predominio.

—CASITA 2—
Es ciudad en expansión,
su predominio es nefasto,
convierte cemento al pasto
y no me entra en razón.
Para esta extinción,
en mi patio, ya la huerta,
aquí se encuentra alerta
y le asedia no parir,
la cosecha deja ir
para no llegar a muerta.

—EDIFICIO 3—
Mi piso cincuenta y dos
hasta tiene un helipuerto,
tiene un jardín, tiene un huerto
y casi toco hasta a Dios.
Mi ascensor es muy veloz,
y no hace nada de ruido,
como un cohete ha subido
y es que nada lo corrompe,
es tan rápido que rompe
la barrera del sonido.

—CASITA 3—
¡Yo tengo la intimidad!
Y sobre esto no se asombre,
escuché a un joven hombre
diciendo con claridad
y mucha seguridad,
cierto chisme bochornoso,
para usted escandaloso,
sobre todo, los rumores…
¿De plástico son las flores
de su jardín caudaloso?

—EDIFICIO 4—
Mis mil luces en la noche
destellan en la ciudad,
brindando seguridad,
espectáculo y derroche.
Y a los que pasan en coche
les soy un faro modelo,
soy nido de aves en vuelo,
soy terminal de autobuses
e iluminan mis mil luces
más que estrellas en el cielo.

—CASITA 4—
De barro también fui hecha
en mi propio nacimiento,
con orcones y cimiento
me levantaron derecha.
Con trabajo y satisfecha
digo humedad no tengo,
en invierno yo mantengo
el calor, y en el verano
la frescura, de antemano
en mi cuerpo la retengo.

—EDIFICIO 5—
En mis pisos hay doctores,
premios Nobel y científicos,
literatos honoríficos
y hay actrices y actores.
Hay millonarios señores
de todo idioma y dialecto,
ingenieros con proyecto
en la construcción de villas,
todas estas maravillas
las planeó un buen arquitecto.

—CASITA 5—
Yo sin ser de gran altura
el cielo pude alcanzar,
ya que al poder contemplar
actitudes muy maduras
de moral con estatura
en la rutina sencilla,
me sentí de maravilla
cuando padre, madre e hijo,
con un sentir tan prolijo
van criando a su semilla.

—EDIFICIO—
Bueno, casita vecina,
nos vamos a saludar

—CASITA—
para juntos ayudar,
le digo en forma genuina.

—EDIFICIO—
Toda vivienda argentina
es trabajo, arte y oficio

—CASITA—
con tesón y sacrificio
y mejorando el mañana

—EDIFICIO—
saluda a su casa hermana
su pariente: el edificio.

© Lucas Boccalon y Rubén Sada. 08/09/2019.

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1594 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>