AHORRISTA versus AHORISTA (contrapunto de personificación)

ahorro

AHORRISTA versus AHORISTA

(Contrapunto de personificación)

Dos personajes actuales
se trenzaron en litigio,
con este culto prestigio
que brindan los decimales.
Uno, plagado de males
y de fragmentada vista,
llamémoslo el AHORISTA
de una ética volátil,
discutió contra un bursátil
que llamaremos AHORRISTA.

—AHORRISTA—
Soy quien piensa en mi futuro,
del porvenir no me corro,
para eso guardo un ahorro
con el que me lo aseguro.
Aunque mi ahora es muy duro,
ser ahorrista me conviene,
pues del malgastar se abstiene
el que mira más allá,
así dijo mi mamá:
“el que guarda siempre tiene”.

—AHORISTA—
Yo no estoy de acuerdo en esto,
solo “vivo para el hoy”,
no guardo y si puedo, doy,
gasto y no me queda un resto.
Cuando a la noche me acuesto
pienso en mi filosofía,
¡qué absurda dicotomía!
El mañana no preocupa
a quien del ahora se ocupa:
“¡Mañana será otro día!”

—AHORRISTA—
Mejor imite a la hormiga,
que guarda cuando hay buen tiempo,
previendo algún contratiempo
o la tormenta que hostiga.
Quien hoy derrocha, mendiga,
es pobre quien despilfarra,
trabaje duro y con garra
que al tronar de la tormenta
si ahorró un poco en su cuenta,
podrá tocar la guitarra.

—AHORISTA—
Me gusta la diversión,
yo me la paso de juerga,
el hedonismo se alberga
en mi efímera razón.
El “ahora” es mi ocasión
de vivir y disfrutar
el placer, el bienestar
de cualquier pasión purpúrea,
filosofía epicúrea (1)
guía mi vida y mi andar.

—AHORRISTA—
Pensar solo en el actual
instante es ponerle precio
al futuro y ser un necio
que lo hipoteca fatal.
Ante un suceso eventual
estar listo es mi propuesta,
pero el pródigo detesta
ahorrar y acaba arruinado,
porque “el que pide prestado
será esclavo del que presta”. (2)

—AHORISTA—
¿Para qué habré de ahorrar?
¡Sin bolsillo es la mortaja!
No hay escondrijo en la caja
donde nada he de llevar.
Hoy todo he de disfrutar,
¡gastaré la plata, toda!
El gasto no me incomoda,
y para sacar buen rédito,
¡agotaré todo el crédito
comprando lo que hay de moda!

—AHORRISTA—
Le crearán tal dependencia
los vaivenes de la moda,
que si no aplica la poda
a la cloaca irá su herencia.
Tanta propaganda influencia
pero le hará caer bajo,
no toman nunca un atajo
las naciones más sensatas
pues se apoyan en tres patas:
“capital”, “ahorro” y “trabajo”.

—AHORISTA—
¿Para qué yo voy a ahorrar
si el gobierno me lo saca?
Ellos faenan la vaca
en vez, más bien, de ordeñar.
Pagar, pagar y pagar
son sus únicos proverbios,
los políticos soberbios
al obrero no dan oído,
y su orgullo corroído
nos va alterando los nervios.

—AHORRISTA—
Por eso es muy necesario
tener un plan de retiro,
que a la vida otorgue un giro
en un sentido contrario.
Cada hoja del calendario
se desgaja criminal,
con gravedad otoñal
donde abono es la imprudencia
y allí germina “experiencia”:
¡Suculento capital!

—AHORISTA—
Yo solo tengo esta vida,
déjeme que no me prive,
Voy luchando desde pibe
y de allí vengo en caída.
Mi esperanza está influida
por un sueño harto invisible,
atraparlo es imposible,
como un intento falaz
de asir la estrella fugaz
que se me escapa invencible.

—AHORRISTA—
Ahorrar no es solo guardar
y en este mar yo me embarco…
¡Si un agujero hunde a un barco,
cada agujero hay que tapar!
Nunca gastar por gastar
en lo superfluo, eludible,
la economía es posible
siendo modestos y austeros,
hay que tapar los agujeros
y evitar un daño horrible.

—AHORISTA—
Yo admiro ese buen ejemplo
que de su crianza procede,
usted dice que “se puede”,
y su proceder contemplo.
Mas, se desploma mi templo
y no emerjo de este abismo,
mi dios es el consumismo
gastar es mi identidad,
es bálsamo a mi ansiedad
y calma mi egocentrismo.

—AHORRISTA—
El equilibrio es el fuste
que sabio, debe imperar,
felicidad le va a dar
sorteando el desbarajuste.
No quiero que se disguste
pero piense en el futuro,
con mucha fe le aseguro
que si puede ahorrar un tercio,
no existirá vil comercio
que lo meta en un apuro.

—AHORISTA—
Vivo esperando el momento
de limpiarme de este barro…

—AHORRISTA—
Abandone el despilfarro,
ahorrar es buen fundamento.

—AHORISTA—
Yo admiro su pensamiento
que de mi ética dista…

—AHORRISTA—
Ponga en la meta su vista,
nunca olvide al “hijo pródigo”… 

—AHORISTA—
Dos mundos, distinto código:
Ahorrista y Ahorista.

© Rubén Sada. 20/09/2019.

☘☘☘☘☘

—NOTAS—

(1) “Comamos y bebamos que mañana moriremos” (Epicuro).

(2) Proverbios 22:7.

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1575 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>