AUNQUE CAIGA LA NOCHE

Noche de tormenta

AUNQUE CAIGA LA NOCHE

(En verso alejandrino)

La noche cae sombría, se esconde una amenaza,
vistiendo mi coraza me encomiendo a Jesús,
imperan cerrazones que dan el triunfo al hampa
y tenebrosas trampas que emiten falsa luz.

Afuera están los perros que ladran en las sombras,
mi canto aquí los nombra: jaurías sin amor,
les ladra su conciencia que punza como pica,
y que hoy los mortifica con asqueroso hedor.

Me muestran sus colmillos de lóbrega fiereza,
con coraje y destreza la tendré que enfrentar,
aunque caiga la noche y quiera masticarme,
tragarme con su sombra de oscuro paladar.

Yo ya afronté otras noches de angustias y delirios,
la yesca de mi cirio se disolvía cruel
y el frío de ese hielo que impuso aquel martirio
¡no consiguió apagarme en su lucha sin cuartel!

Y aquí yo sigo, estoico, aunque caiga la noche
y voy poniendo el broche a tanta oscuridad,
candiles de poesía alumbran mi escrutinio
y enciende el raciocinio la luz de la verdad.

© Rubén Sada. 27/04/2019.

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1526 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>