LA BIBLIOTECA

LA BIBLIOTECA

(del grupo décimas y trovas)

Ernesto Rodriguez del Valle.(Cuba-Miami)

Si sientes largo el camino
literario, si te aflojas,
si sientes las cuerdas flojas,
si ya tu verso no es fino.
Si al rimar, no tienes tino,
o la métrica varía,
no vale melancolía 
ni las ganas de morir,
no demores en venir
a la biblioteca mía.

Valerio González Flores.(Panamá)

A ver si doy un vistazo
ya que soy lector intruso,
porque a veces tan iluso 
quisiera escribir de un trazo.
Quiero estar en el regazo 
de su tinta, que me instruya,
ser la rueda en el patrulla 
de su talento juglar;
por eso voy a pasar
por la biblioteca suya.

Janice Álvarez Lozada (Puerto Rico)

A la biblioteca mía
me invitas y he ahí la clave, 
en que mi verso, cuál ave
remonte en la lejanía.
Tu biblioteca varía,
ya caminé su contorno,
nada tienes por adorno,
nada sobra en tu escribir,
ya ves, no quiero salir:
temo que no haya retorno.

Joel Rojas (Perú)

El camino es escabroso
y no encuentro la vereda
hacia el venero que pueda
reabastecer mi pozo
No puedo encontrar reposo,
tengo la cabeza hueca,
mi inspiración está seca,
tenga de mí compasión
porque quiero ser campeón:
¡Muéstreme su biblioteca!

Rubén Sada (Argentina)

Yo los invité a Machado,
a Bécquer, Lorca, Darío,
y entre tanto libro mío
Cervantes está a mi lado.
A trescientos he editado
con dedicación y orgullo,
de sus libros yo me instruyo,
para entrar les di una beca,
los tengo en mi biblioteca…
¡Envíame vos el tuyo!

Valerio González Flores (Panamá)

Yo no tengo biblioteca
ni libros en este día,
si la pobre pluma mía
yace con la tinta seca.
Tan sólo tengo la mueca
de las heridas de ayer,
sólo tengo un alfiler
con la punta desfilada;
para enseñar tengo: nada,
pero mucho que aprender.

Janice Álvarez Lozada (Puerto Rico)

Llegaré a tu biblioteca
y aprenderé en tu sitial,
de Lorca, Octavio y Mistral
y el autor de mano chueca.
Por el saber, nadie peca,
mi límite será el cielo,
descorre por Dios el velo
de la ignorancia terrible,
mas no leeré al insufrible
y aburrido de Coelho.

Rubén Sada (Argentina)

Y también lo tengo a Hernández,
a Whitman, Lope y Quevedo,
y en mi biblioteca hospedo
a todos los poetas grandes.
Más coloso que los Andes,
de Sevilla y de Granada,
de poesía improvisada,
que escribe hasta con los codos,
lo tengo al mejor de todos:
un servidor, Rubén Sada .😝

Pietro Igarza (Perú)

Prefiero darte un espejo
con un fotograma mío
para conjugar el lío
que formaste en tu reflejo.
Soy Homero, soy Vallejo,
soy Hesiodo y Naborí,
soy la pluma en frenesí,
soy el verso, soy la prosa,
y también la blanca rosa
que cultivaba Martí.

Rubén Sada (Argentina)

Dijiste “diastolizar”
y empecé a cambiar acentos,
escribiré unos intentos
muy arduos de adivinar.
No es lo mismo pronunciar
las ingles que algún inglés,
no te trabes que a través
si podés, no podes tildes,
las tildes son bien humildes
pero irá la ira después.

Valerio González Flores (Panamá)

Qué busca el compositor
cuando desplaza la pluma,
sino despejar la bruma
en el alma del lector.
Si después de su labor
lo deja más confundido,
ya con el idioma herido
desaparece su esencia;
es tan letal la licencia
cuando trastoca el sentido.

Rubén Sada (Argentina)

Si tomas agua, Tomás,
tu bebé, te pide y bebe,
me harté del arte y es leve,
verás que yo soy veraz.
Estas no es igual que estás,
cuando fui pájaro pié,
pero me dolía un pie
mientras el paria paría,
hacia una sed que te hacía
y te di de tomar té.

Pietro Igarza (Perú)

Parece que no ha entendido
y es normal que esto pase,
pues caemos en desfase
si cambiamos el sentido.
Ya me siento arrepentido
de plantar una semilla
en esta infértil orilla
donde la vegetación
del verso en extrema unción
muere lento y ya no brilla.

Rubén Sada (Argentina)

No se arrepienta, mi amigo,
de sembrar buena semilla,
la verba que es de Castilla
germinará como el trigo.
Gracias por estar conmigo
ejercitando muñeca,
usted me ha enseñado… ¡eureka!
Diástole y sístole en verso,
que es parte del universo
de esta noble biblioteca.

Pietro Igarza (Perú)

De esta noble biblioteca
virtual, para ser exacto,
he visto que hacemos pacto
con el formato que trueca.
No siento que el hombre peca
al no más árbol talar,
pues aquello ha de enseñar
de preservación al niño
que parece hacerle un guiño
a su tan amado hogar.

9 de enero de 2019

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1594 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>