SABER

saber

SABER

(Oda, en diez espinelas con palabras impuestas)

 

El tiempo hay que controlar
por que no se nos escape,
que el ocio nunca nos tape
el saber y el trabajar.
Aprender a administrar
es un noble sacerdocio,
que no nos ciegue el negocio
del fatuo entretenimiento,
hay que otorgarle fomento
al saber y no al ocio.

El saber es una casa
que merece un buen cimiento,
saber es conocimiento,
entender lo que nos pasa.
No saber es lo que atrasa,
no saber te dificulta,
el no saber te sepulta,
saber acude en tu auxilio,
te enamora en un idilio
y al amor te catapulta.

Saber enfrentar la noche,
la borrasca o la tormenta,
saber enfrentar la cruenta
impavidez del reproche.
Saber contemplar el broche
de plata a una luna bella,
y aun sin ver ninguna huella
avanzar en la pastura,
en la noche más oscura
siempre brilla alguna estrella.

Saber bajar del caballo
y afirmarse sobre el suelo,
cuando no es para uno el cielo
quizá aguantar algún callo.
Programar algún ensayo
mientras tu saber se afianza,
ganando mucha confianza
y así en la bigornia forjas
las gemas de tus alforjas,
riquezas de tu templanza.

Saber que te dará vida
y fe lo que no te mate,
sabrá a miel y chocolate,
si cura, tu amarga herida.
Que por más dura y sufrida
que resultare tu jaula,
siempre habrá rendija en tu aula
por la que escapar del muro,
hasta que un feliz futuro
te libre del tiempo maula.

Saber que un atardecer
podrá criar melancolía,
pero siempre habrá otro día
luego de otro anochecer.
Siempre habrá un amanecer
que nuevamente al sol combe,
que dé gozo a tu candombe
y una feliz vida te urda,
que el impacto no te aturda
y te evite la hecatombe.

Saber que aunque tarde, un sueño
casi siempre se realiza,
si uno tiene la premisa
de trabajar con empeño.
Que el karma será halagüeño
para el que hace obras de bien,
el universo es vaivén
y todo lo que va, vuelve,
la vida te lo devuelve
y te colma el almacén.

Saber cómo combatir
y erradicar la pobreza,
preservar la libre empresa,
semilla del porvenir.
Conocimiento adquirir,
que te sirva en el veintiuno,
limpia energía, oportuno,
robótica e informática,
chino, inglés y matemática.
De la TV hacer ayuno.

Cambia el sentido del viento,
el sentido hay que aguzar,
y hay que estar presto a acatar
el sagrado mandamiento.
Entender que un clima cruento
termina al salir el sol,
cumplir fielmente su rol
siempre a favor de la vida,
nunca es bálsamo a la herida
someterse al descontrol.

Si sabes que el tiempo embate
y en tu casa estás de noche,
no habrá caballo ni coche
ni carroza que te mate.
Aunque de un sueño se trate,
no habrá más melancolía
ni viento en la letanía
que te arrastre a la pobreza
pues sabrás que tu riqueza
será que tengas la vida.

© Rubén Sada. 04/09/2018

 

Palabras impuestas utilizadas:
TIEMPO
CASA

NOCHE
CABALLO
MATE
MELANCOLÍA
SUEÑO
POBREZA
VIENTO
VIDA

SEGUIR LEYENDO MÁS:

Compartir la poesía le hará bien a este mundo.

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1399 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>