LA INFLACIÓN: IMPUESTO A LA DIGNIDAD

LA INFLACIÓN: IMPUESTO A LA DIGNIDAD

Un impuesto de cobro compulsivo,
un gravamen lo aplasta. Él padece.
Cada vez compra menos. Precios crecen,
y acortan su poder adquisitivo.
 
Sueldo exiguo. Sus gastos, excesivos.
La canasta esencial se le encarece.
De atuendo y alimento ya carece,
y de remedios, para seguir vivo.
 
El gobierno es bastante irresoluto,
recaudan más, mas la inflación no baja.
Y cuanto más dinero haya en la caja
 
más aumentos serán nuevos tributos.
El pobre y quien trabaja están de luto.
Su dignidad se agrieta y resquebraja.
 
Rubén Sada. 7/12/2014

 

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1551 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>