DESEMPLEADO

DESEMPLEADO

Él se siente un paria, un inservible,
él se piensa un inútil, imperfecto.
Peor que una larva, o que un insecto,
él se siente un parásito terrible.

Su vida ha cambiado, y será horrible
que nadie valorice su intelecto.
Le da el cruel desempleo, mal aspecto,
y el quebranto de su fuerza es visible.

La firma de un jefe asomó siniestra
al final de una contrata burlona.
Y tumbado quedó, frío en la lona.

Su amputado valor de mano diestra
lo enjaula al desahucio de la calle,
mientras espera que el sistema estalle.

Rubén Sada. 12/12/2014.

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1599 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>