MADRE AUSENTE (Poema para la madre que ya no está)

MADRE AUSENTE

Como una hada dormida, estaba aquel día,
y una tarde trágica la tierra abandonó.
Yo no estaba preparada, no entendía,
como una flor marchita su frente doblegó.

A su nueva morada se iba en un momento,
entre llanto y tristezas, llegó su despedida.
Le dimos un beso a su cuerpo sin aliento,
estaba muy quieta, parecía que dormía.

De noche los recuerdos pasaron por mi mente,
recordé en un momento casi toda mi vida.
Lágrimas y risas que pase en su compañía,
sus consejos, su dedicación y alegría.

Junto a ella, no olvidaré las horas vividas.
A mi lado sufrió cuando me vio vencida
Daría lo que tengo por sentir sus manos en las mías.
Su vida fue mi vida, pero había llegado su partida.

Hoy que no la tengo en este bendito día,
nada puedo hacer para devolverle la vida.
Solo recordarla en alguna melodía,
y llorar cuando recuerdo la imagen de aquel día…

 ©  Arjona Delia. 08/10/2008

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1526 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>