MALAS COMPAÑÍAS

MALAS COMPAÑÍAS

Hijo: Huye de las malas compañías
que te alejan de la vida sana.
Rebajan tu condición humana,
quebrantan tu salud y tu energía.

Te llevan por rutas muy sombrías,
por sendas escabrosas, poco llanas,
te hacen sentir que la existencia es vana,
y terminas sucumbiendo a sus manías.

No te juntes con las frutas podridas,
sigue siendo mi valiosa manzana,
no te contagies de la mente insana,
no absorbas el veneno de esa arpía.

Que escuches mi voz, me gustaría,
porque mi alma y tu alma son hermanas.
No pienses en el hoy, piensa en mañana
pues no concluirás bien la travesía.

No quisiera que noches muy sombrías
te aparten de una vida cristiana,
no vale mucho esa carrera ufana,
o correr pronto a lo que tanto ansías.

Jamás escuches lo que el necio arguye.
Escucha mi consejo que te instruye.
La mala junta siempre nos destruye.
Hijo: de las malas compañías, huye.

Y brindaremos con una mutua alegría,
cuando seas más grande y ya madures,
por eso a vivir no te apresures,
me estarás agradecido algún día.


Copyright © Rubén Sada 2008. 17-05-2008

_________________

Rubén Sada

Escritor de poesía en castellano, editor y redactor. Currículum, AQUÍ.

Rubén Sada escribió 1551 entradas

Navegación de la entrada


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puede usar las siguientes etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>